La crucifixión de Clío
Historia y pensamiento crítico

Cerrado por intolerancia

Después de demasiado tiempo regreso a la tarea de escribir y sólo para cerrar este blog.
¿La razón? Muy sencilla. Siempre he aplaudido la libertad que supone un blog y que significa que cada cual puede escribir lo que quiere sin otra limitación que la de las leyes. Esa libertad implica, también, que a alguien puede no gustarle lo que escribimos o cómo lo escribimos y decirlo así. No hay nada negativo en el ejercicio de la crítica sino todo lo contrario. En asumir la libertad de los demás para criticarnos (y no sólo nuestra libertad para criticar a los demás) estriba la verdadera tolerancia.

No obstante, la aparición de un blog dedicado a criticar blogs no ha sido precisamente bien recibida (ya saben aquello de las generalizaciones y las injusticias) en las comunidades blogalitas. Eso me lleva a plantearme en qué nos hemos convertido. En vez de ser una ventana al mundo real parece que nos hemos creído el ombligo de ese mundo, cerrado en sí mismo y autosuficiente. El que pretenda criticar se tendrá que enfrentar a un "prietas las filas" de un corporativismo que asusta.

Así las cosas, he decidido que ya es hora de volver al mundo real y abandonar lo que, para algunos, debe ser el mejor de los mundos posibles ya que no puede ser criticado. Lo siento, pero siempre consideré que la filosofía de Leibniz era errónea y que éste no es el mejor de los mundos posibles. La blogosfera tampoco.

18:28 |
 

Archivos

<Agosto 2016
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

Documentos


Blogalia

Blogalia

© 2002 José Luis Calvo